Reflexiones sobre el orgullo PDF Imprimir Correo electrónico
Institucion - Temas de la Semana
Podemos decir que en el ser humano se manifiesta el orgullo cuando hay una excesiva valoración de sí mismo, cuando la autoestima es muy alta y se magnifica la apreciación de los propios actos, las conquistas, o bien la capacidad para realizar o resolver cualquier acción.
En el complejo entramado de la personalidad humana, este sentimiento puede presentar muchas facetas que demuestran aspectos diferentes y hasta opuestos entre sí, pero que surgen nutridos del mismo estado de orgullo.
Presentado como un sentimiento negativo que dificulta las relaciones armoniosas y afectuosas, este estado puede manifestarse en gamas muy diferentes: -complejo de inferioridad, exaltación del Yo, disminución de las condiciones emocionales, incapacidad para comprender en profundidad a los semejantes, limitación del amor.
Al complejo de inferioridad podemos ubicarlo como manifestación de cierta timidez que nos lleva a no querer asumir ciertos compromisos o deberes, pensando en que no se tiene suficiente capacidad, movidos por un sentimiento de temor, de no querer arriesgar, de no querer destacarse, resaltar sobre los demás.
Esta timidez o temor a equivocarse nos lleva muchas veces a inhibirnos de realizar ciertas actividades que nos gratificarían, pero por temor a lo que nosotros creemos que puede ser ridículo, nos limitamos, nos frenamos y reprimimos. No nos permitimos la posibilidad del error, preferimos la pasividad alimentada en un estado de orgullo que reprime e inhibe. Este sentimiento de timidez se puede confundir con humildad, pero es este un estado muy superior y muy alejado de este comportamiento.
El orgullo, manifestado en su faceta inhibitoria (apatía, excesiva timidez), desarrolla complejos de inferioridad que pueden producir depresión, angustias e incomunicación.
Otra característica del orgullo como fuerza negativa se manifiesta, en su lado totalmente opuesto al anterior, en la exaltación del yo. Esto significa querer tener siempre la razón, que nuestras ideas sean valorizadas o escuchadas como la única verdad y dar la última palabra.
Siempre, consciente o inconscientemente, tenemos un pensamiento de desvalorización de nuestro prójimo, porque este estado de orgullo enceguece, nos conduce con soberbia y altanería. Consecuentemente, esto nos aleja de los demás, nos incomunica porque no desarrollamos la tolerancia, la capacidad de escucha y no concebimos la idea de que los otros tengan razón y que yo, pueda equivocarme. El exceso de amor propio nos lleva a sentirnos mortificados con facilidad cuando la opinión del otro no coincide con la nuestra y a veces podemos manifestarnos con conductas agresivas, violentas, basadas en la intolerancia y la falta de comprensión de las situaciones y las personas.
Podríamos sintetizar lo expuesto en el siguiente esquema a fin de visualizar mejor de qué manera incide y se manifiesta el orgullo en la personalidad: 1. El carácter. Timidez. Soberbia El orgullo: 2.Sentimientos y Orgullo Inactivo. Apáticos pensamientos Su influencia: Orgullo Activo. Violentos, agresivos, intolerantes. 3.
Acciones. Inhibición y Apatía. Depresión. Sobreactividad, búsqueda de notoriedad. Incentiva.
 

 

Website design service by Sarkis. Outsourcing by FreelanceWebmarket.